El buscador acaba de anunciar desde su blog para Webmasters que a partir de septiembre de este año, empezará a rastrear las webs centrándose en su estructura y apariencia desde un móvil. Este cambio será la culminación a un largo proceso, de años, en los que Google ha pasado de rastrear Internet como si fuera un PC de sobremesa, a poco a poco migrar a un modelo basado en cómo vería la web un usuario móvil.

En los últimos años, ya había empezado de forma progresiva el cambio, y cuando detectaba que una web era responsive, ya empezaba a rastrearla desde su rastreador para smartphones, avisando a los propietarios del cambio y urgiéndolos a pulir cualquier imperfección.

Dentro de poco la migración será forzada, y toda web que no haya adaptado su diseño o estructura a móvil, es decir, no la ha hecho responsive, puede ver cómo Google interpreta mal su optimización u omite aspectos básicos de SEO, pudiendo hacer que caiga con fuerza su posicionamiento en Google.

Esto también afecta a las webs m.dominio.com, creadas antes de que se popularizara el uso del responsive, que ofrecían una versión diferente optimizada para móviles. Google considera estas webs obsoletas, y las hará confrontarse con la versión normal de la web, lo que podría provocar duplicados que Google considera penalizar, castigando al final el posicionamiento del dominio en Google.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *